· 

La depresión post parto

La depresión post parto consiste en el desarrollo de una depresión en la madre tras el nacimiento de su hijo. A veces, esta depresión puede tener una fácil explicación, bien porque el hijo no ha sido deseado o porque no es normal. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones la depresión parece no tener sentido: “Deseaba tanto tener este hijo y ahora que lo tengo me siento completamente desdichada”, “¿Qué me está pasando?”, “El parto fue magnífico, mucho mejor de lo que esperaba, y todo el mundo se portó maravillosamente conmigo, especialmente mi marido. Yo debería dar saltos de alegría”, “Tenía miedo que el bebé tuviera algún defecto al nacer, pero es perfecto”, ” Entonces, ¿Porqué no lo estoy disfrutando?, Quizás no valgo para ser madre”.

Las mujeres que pasan por esta situación no son unas desagradecidas o unas malas madres sino que están experimentando una de las complicaciones más frecuentes del parto, la depresión post parto, un trastorno que todavía sufren en silencio un gran número de mujeres.

Si al dar a luz sientes los síntomas de la depresión, es decir, se siente triste, ansiosa, irritable y cansada, recuerda que ese es un trastorno que afecta también a muchas otras mujeres y que no te está pasando nada raro, además que existe una solución eficaz para quitarte de esa situación. 

 Todavía no se sabe, con exactitud porqué las mujeres desarrollan depresiones post parto como para poder estar seguros de quien la desarrollará y quien no. Probablemente no existe una causa única sino más bien diferentes tipos de estrés que pueden tener la misma consecuencia o que pueden actuar conjuntamente. Los niveles de hormona cambian durante el embarazo e inmediatamente después del parto. Esos cambios hormonales pueden producir cambios químicos en el cerebro que juegan un papel clave para causar la depresión. Sin embargo, una mujer puede sufrir una depresión post parto sin que se aprecie ninguna razón obvia para la misma.

Si cree que puede tener este problema, hable con un profesional de la salud. Las medicinas y la psicoterapia pueden ayudar a la paciente a recuperarse.

Síntomas 

Además del estado de ánimo deprimido, usted puede presentar los siguientes síntomas casi todos los días:

  • Agitación e irritabilidad
  • Disminución del apetito
  • Dificultad para concentrarse o pensar
  • Sentimiento de inutilidad o culpa
  • Sentimiento de retraimiento, aislamiento social o desconexión
  • Falta de placer en todas o en la mayoría de las actividades
  • Pérdida de energía
  • Sentimientos negativos hacia el bebé
  • Pensamientos de muerte o suicidio
  • Dificultad para dormir

 Consejos para las madres con depresión después del parto

1- Hable acerca de sus sentimientos, de sus miedos, de sus angustias, con alguien.

2- Busque momentos de descanso, momentos para no hacer absolutamente nada. Cuando puedas dejar a tu bebé con alguien, aproveche para relajar dando un paseo a pie. Una hora de caminata te hará sentir aliviada de las tensiones y preocupaciones.

 3- Haga un diario. Cuéntale todo lo que siente, además de tu propia evolución.

4- No des pasos atrás si un día te despiertas sin ganas de hacer nada. No te desesperes. Respeta a ti misma. Si en ese día no puedes hacer lo que había propuesto, relájate y tómate un respiro. Mañana lo hará.

5- Sea honesta contigo misma. No hagas lo que no puedes hacerlo. Habla con tu pareja, busca ayuda. No seas muy crítica y exigente contigo misma ni con tu pareja. Evite situaciones que provoquen irritabilidad y demasiado cansancio. Evite las discusiones. No les concedas espacios en tu día.

6- Acuda al médico cuando sea necesario.

7- Intenta no estar sola todo el día cada día. Haga un esfuerzo para quedar con tus amigos o reunirse con tu familia.

8- Acepte todas las ayudas que te ofrezcan. Nadie es perfecto.

9- Olvídate de mantener la casa siempre en orden. Se hace lo que es posible y ya está.

10- Evite todo tipo de esfuerzo que provoque cansancio en ti. La fatiga puede empeorar la depresión.

11- Aliméntate debidamente. No te abandones después del parto. Debes alimentarte bien. Dé prioridad a la leche, los cereales, las frutas, los vegetales, zumos, etc. Necesitarás de un gran aporte vitamínico en esta fase. Aparte de eso, busca siempre un tiempo, ni que sea 15 minutos al día, para leer, tumbarse, hablar por teléfono con una amiga, para bañarse con tranquilidad, caminar, etc.

12- Haga ejercicio físico. Lo que te guste y ocurra.

 13- Encuentra tiempo para estar con tu pareja. No os abandonéis. Pide a alguien, de confianza, que se quede con el bebé una noche para que vosotros podáis cenar juntos, o ir al cine, o compartir una copa con unos amigos. Es importante que no todo gire solo en torno al bebé.

Escribir comentario

Comentarios: 0