Psicólogo de pareja

TERAPIA DE PAREJA

Terapia en pareja con psicólogos en Murcia te ayudará a resolver los problemas de tu relación
Terapia de pareja

           

Cuando la relación empieza a deteriorarse y se piensa seriamente que no se aguanta más y no se ve salida, es el momento de plantearse la posibilidad de que alguien ajeno y profesional pueda echar una mano. La posibilidad de la separación está siempre ahí, pero hay que tener en cuenta que es muy dolorosa, sobre todo cuando hay hijos pequeños.

La terapia de pareja es cosa de dos y normalmente es uno el que da la voz da alarma y el otro, al menos, tiene que estar dispuesto a colaborar. Si no es así, el que ve el problema todavía se puede acudir al profesional, que podrá ayudar aunque, lógicamente con menos capacidad de maniobra. El principal problema en el fallo de la terapia de pareja es que se acude al profesional cuando ya no hay solución.

El fallo en la comunicación es el más frecuente. Engancharse en discusiones inútiles y destructivas en las que se hace sufrir y se sufre mucho sin llegar a ninguna solución. También puede ocurrir lo contrario, no se hablan ni se comunican y la relación va muriendo. La vida laboral frenética que se lleva contribuye a ello.

Otro problema frecuente es la falta de aceptación de las peculiaridades del otro. La sociedad nos enseña a luchar por nuestros deseos, y a veces eso se lleva a un extremo en la pareja, mientras que un poco de aceptación del otro nos puede conducir a una mayor felicidad, dándonos cuenta de todos sus valores y no solamente del aspecto que nos gustaría cambiar.

 

  ¿ En qué consiste la terapia ?

 

En primer lugar, el psicólogo realiza una evaluación de la situación (tanto en pareja como de manera individual) para conocer cuáles son los problemas existentes y los objetivos que desean alcanzar con la terapia y determinar el tipo de intervención más apropiada.

 

La duración de la terapia suele ser limitada en el tiempo, aunque el número de sesiones dependerá de cada pareja, del número de conflictos a tratar, etc. Puede requerirse desde unas pocas sesiones para tratar un problema puntual hasta varios meses en casos de relaciones muy deterioradas.

 

En la terapia se van a ir analizando los conflictos que existen en la pareja para tener una mayor comprensión de ellos y aprender a resolverlos y a detectar qué comportamientos debe cambiar cada uno así como a entender al otro.

 

Estos tratamientos suelen realizarse en consultas privadas acudiendo los dos integrantes del matrimonio a la vez.

 

Sin embargo, en numerosas ocasiones es necesario que dichas consultas sean individuales para abordar mejor algunos problemas en la intimidad.

   

       ¿Cuándo acudir?

 

La terapia de pareja no sólo sirve para aquellas parejas que están pasando un mal momento en su relación, sino que parejas que mantienen buena relación puede plantearse ir a un psicólogo para aprender a comunicarse mejor, prevenir futuros conflictos y tener una relación más armoniosa, fortalecer sus vínculos y conocerse mejor el uno al otro.

 

Cuando una pareja tiene problemas en su relación y se van manteniendo en el tiempo sin llegar a solucionarse, la relación empieza a deteriorarse progresivamente generando malestar e insatisfacción y pudiendo llegar a romperla.

 

También llevar una vida rutinaria donde no existe a penas un espacio íntimo en la pareja crea ese distanciamiento en la pareja que hace que la relación se enfríe.

 

Es entonces cuando algunas parejas deciden acudir a un psicólogo para que les ayude a salvar su relación.

 

Cuando una relación falla predomina el intercambio de conductas negativas, en las que está presente la falta de comunicación, sin la cual, se dificulta la resolución de problemas a los que se enfrentan.

 

        Algunos de los conflictos generadores de problemas pueden ser:

  •  Desacuerdos en distintos aspectos (tareas domésticas, educación hijos, vacaciones, manejo del dinero).
  • Crisis vitales (maternidad-paternidad, infidelidad, conflictos familiares, fallecimiento de seres queridos, despidos laborales, problemas económicos, maltrato).
  • Dedicar poco tiempo a la pareja y a la familia, desplazando la atención al trabajo.
  • Problemas de salud (físicos o mentales).
  • Problemas sexuales.
  • Rutina
  • Problemas de conducta.
  • Celos e infidelidad.
  • Conflictos con los hijos
  • Situaciones de cambio.

 

 ¿Tienes dudas? Puedes consultar por whatsapp en el teléfono: 617805685 o a través del e-mail: info@alarconpsicologia.com

 

 

 

 

Raquel Alarcón - Doctoralia.es